martes, 8 de mayo de 2012

La amante

Harta de despertar sola todas las mañanas, la amante decidió ofrecer su mano en matrimonio.
Poco después ya estaba prometida a un inmejorable partido. La boda fue un tremendo espectáculo.
Pronto la amante se encontró a sí misma abandonando miserables al frío penetrante de la madrugada.  

1 comentario:

  1. Quizás lo único que le falta a la amante es aprender a amar.

    ResponderEliminar